Nuestra sociedad está enferma si, pero no dejo de preguntarme cómo la enajenación puede ser tan grande como para asesinar cobardemente e indiscriminadamente a personas indefensas. Primero sorpresa y consternación, luego tristeza, indignación y mi absoluta repulsa, aunque las palabras se me quedan cortas ante tal barbarie. Y mi pensamiento hacia hacia los muertos y heridos, y mi más sentido pésame a todos los familiares y amigos.

Publicado: 20 de Agosto de 2017