Desde hace unos días y hoy especialmente, hemos vivido un acto de violación de los derechos fundamentales de la libertad, a lo que el pueblo de Catalunya ha respondido enérgicamente, perseverantemente y pacíficamente.  Es una vergüenza ver como se ejerce la represión cobarde sobre personas indefensas, que únicamente quieren expresarse libremente. Ya basta de la herencia totalitarios de régimenes anteriores.  El fenómeno que vivimos en Catalunya sobrepasa a las propias Instituciones, es un fenómeno colectivo digo de admiración, de fuerza y serenidad que merece ser valorado, escuchado y que pueda determinarse libremente.Hoy me siento orgullosa de ser catalana, sin renunciar a los valores de todo ser humano que podemos encontrar en cualquier parte del mundo sin excepción.

Publicado: 1 de Octubre de 2017